Las marcas tienen que conquistar nuestro corazón.

Cada cierto tiempo surgen nuevas oportunidades para que las marcas se “re-piensen” y “re-conecten” con la sociedad.

Según las estadísticas, solamente una de cada cinco marcas impactan sobre nuestra calidad de vida.

Hoy en día la calidad del producto y del servicio se presupone, pero el reto va mucho más allá. Las personas cada vez tenemos las expectativas más altas; esperamos mucho de las marca, porque a menudo, estas nos definen y nos ayudan a crear nuestro mundo. Aunque muchas prometen, no todas cumplen.

Algunas empresas u organismos consideran que publicitar sus valores es suficiente para considerarse una empresa valiosa, pero ¿realmente no han percibido que en los últimos años todos nos hemos ido adaptando a los avances tecnológicos y con ello hemos entrado en la era digital con todo lo que esta implica?

Las marcas que aún no se han transformado, aquellas que nacieron hace mucho, las neo natas o las que están a punto de nacer ya pueden formar parte de este actual mundo.

Las marcas no son una moda: son ideas, experiencias, enseñanzas; son pasado y presente y, sobre todo, son un futuro desafiante. Por ello, es importante conocer el producto o servicio a fondo. Como igual lo es conocer los mercados y el público objetivo, buscar una categoría para la marca y sobre todo encontrar en qué eres distinto para desde aquí, crear el valor y explotar el aspecto diferenciador. Aquel que hace que seas único e irrepetible.

Cuanto más consistente es el mensaje en el tiempo, más coherente es la estrategia de marca con sus valores; y cuanto más conecte emocionalmente, más atención, lealtad y éxito conseguirá.

Una marca tiene que ser capaz de enamorarnos. Muchas de ellas ya nos han demostrado que hay un mundo de oportunidades para establecer la diferencia y así, conquistar nuestro corazón.

¿Te atreves a conquistarnos?

Porque el branding va más allá de diseñar un buen logo. Involucra toda la experiencia y a todos los sentidos. Debería influir en todo momento en la totalidad de las partes de una empresa y su público. Es un recurso de coordinación porque otorga coherencia a las actividades. Las marcas no solo dependen de sus signos gráficos, entran a través de muchos sentidos y deben ser reconocibles en varios de ellos. Cuanto más unida esté una marca a los sentidos, más fuerte será nuestra experiencia con ella y por tanto, más sólido será el vínculo .

Si a tu producto o servicio le quitáramos el logo ¿se reconocería como tuyo?

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

MASARTÍCULOS

Imaginemos

VISÍTANOS

La Casa Estudio Ivory es un lugar donde marcas, personas y tecnología se encuentran para transformar tu negocio.

Calle Triana 12
28100 Alcobendas · Madrid
España

LLÁMANOS

ESCRÍBENOS

SÍGUENOS